La Secretaría de Salud anticipó que en la temporada de influenza 2018-2019 predominará el virus AH1N1, debido a que los casos que se han presentado en la etapa interestacional en la Península de Yucatán corresponden a ese subtipo.

En conferencia de prensa, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Pablo Kuri Morales, dijo que esta situación “anticipa como lo hemos visto en años anteriores, un incremento de casos graves y de defunciones”.

Al término de la presentación del Curso Internacional de Diagnóstico Molecular de Influenza, indicó que en la Península de Yucatán (Campeche, Quintana Roo y Yucatán), el comportamiento de los casos de esta enfermedad respiratoria es similar al observado en el hemisferio sur del continente americano.

Informó que de enero a agosto de este año se han confirmado 593 casos y 40 defunciones por influenza. Del total de casos 82 por ciento corresponden a influenza AH1N1 y 90 por ciento de los decesos fueron a consecuencia del mismo tipo de virus.

Este virus es el que causó la pandemia de influenza en el año 2009 que, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) provocó más de ocho mil muertes en 28 países del continente americano.

El secretario de Salud, José Narro Robles, aseguró que México cuenta con un sistema de vigilancia epidemiológico más fuerte y sólido que en 2009, además de que ha ampliado su red de laboratorios de diagnóstico.

De acuerdo con la Dirección General de Epidemiología (DGE) y el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE), no se han encontrado mutaciones en los virus circulantes durante el periodo interestacional de este año en México.

La Secretaría de Salud afirmó que se encuentra preparada para la próxima temporada de influenza, en la que se aplicarán más de 30 millones de dosis de vacunas, iniciando en el mes de octubre de 2018 y finalizando en marzo de 2019.

Destacó que la vacuna es segura y gratuita, por lo que exhortó a la población a aplicarse este biológico para evitar complicaciones y muertes.

De igual forma, cuenta con 327 mil 413 tratamientos contra la influenza (oseltamivir); de los cuales 111 mil 852 se encuentran distribuidos entre las instituciones que integran el sector salud y entidades federativas; y 215 mil 561 están como reserva en el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece).

Para disminuir el riesgo de contraer enfermedades respiratorias e influenza, se aconseja las siguientes medidas preventivas: lavado de manos y/o uso de alcohol gel, estornudo de etiqueta (cubriéndose con el antebrazo), limpieza y desinfección de superficies y objetos de uso común, uso de ropa adecuada (gorro, guantes, bufanda y calcetines gruesos).

Así como, evitar exponerse a cambios bruscos de temperatura y corrientes de aire, aumentar el consumo de alimentos altos en vitamina C y D (frutas y verduras) y de abundantes líquidos.

Los grupos de más vulnerables son niños de seis a 59 meses de edad, adultos de 60 y más años, embarazadas, personal de salud, personas de 5 a 59 años con: diabetes no controlada, obesidad mórbida, enfermedades respiratorias o del corazón graves y VIH.

Share this...
A %d blogueros les gusta esto: