José Antonio Meade Kuribreña se registró como precandidato presidencial del PRI e indicó que en 2018 buscará consolidar, ampliar y profundizar los cambios emprendidos en este sexenio. “Acabemos de una vez”, expresó ante miles de priístas, con la idea de “que este país se tiene que reinventar cada seis años”.

En un evento en la sede nacional del tricolor al que acudieron funcionarios del gabinete, entre otros Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación; José Narro, de Salud, y Enrique de la Madrid, de Turismo -otros de quienes aspiraban a la candidatura priísta- Meade expresó: “No hay que demolerlo todo. No hay que cambiarlo todo”.

Además resaltó que su apuesta es “por la experiencia y no por la ocurrencia; el conocimiento y no el enfrentamiento; por la preparación y no por la improvisación; en los programas y no los caprichos; en las instituciones y no en las profecías”.

En alusión a Andrés Manuel López Obrador, añadió: “ Estamos del lado de las víctimas y no de los victimarios. Las revelaciones no pueden sustituir al esfuerzo, la preparación y el trabajo. Creemos en el hambre de servicio y no en el hambre de poder”.

Meade planteó a los militantes del tricolor que no solamente tiene experiencia en resultados, también “para ser candidato y un buen presidente de México”.

Dedicó un amplio espacio a reconocer al presidente Enrique Peña Nieto como el arquitecto de los cambios. “México tiene un mejor presente y futuro. Esto fue posible gracias al talento y la sensibilidad de un arquitecto del cambio. Por la conducción de un mexicano con temple, valentía, y profundo amor a México, el presidente Enrique Peña Nieto”.

Sin embargo, Meade sostuvo que debe haber autocrítica. “Hay realidades que duelen, ofenden, lastiman, vulneran y que vamos a cambiar”.

Al complejo del Revolucionario Institucional asistieron gobernadores, entre otros Alejandro Moreno Cárdenas, de Campeche; Alejandro Murat, de Oaxaca; Omar Fayad, de Hidalgo; Héctor Astudillo de Guerrero, e incluso Manuel Velasco, de Chiapas, surgido del PVEM. También los ex dirigentes nacional del tricolor, Dulce María Sauri, María de los Ángeles Moreno, Fernando Ortiz Arana, Humberto Roque, Roberto Madrazo -ex candidato presidencial en 2006-, Mariano Palacios Alcocer, y César Camacho Quiroz.

También otros integrantes del gabinete como el nuevo secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya; el canciller Luis Videgaray; Gerardo Ruiz Esparza, de Comunicaciones y Transportes, e incluso Rosario Robles, que no es militante del PRI.

A las 11 de la mañana la Comisión de Procesos Internos se instaló para recibir las solicitudes de precandidatura, pero sólo se presentó Meade, quien entregó sus documentos al presidente de esa instancia Rubén Escajeda. El ex diputado cenecista firmó y selló los documentos y más tarde declaró que el ex funcionario cumplió con los requisitos constitucionales, legales y los definidos en la convocatoria para ser considerado precandidato único por el PRI a la Presidencia de la República.

Al concluir el evento, el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, resaltó que una vez otorgado el apoyo a Meade para que sea el precandidato, el PRI “con mucho entusiasmo le pedirá a la ciudadanía que conozca sus propuestas, reconozca su preparación”.

También, indicó, el tricolor tiene la convicción y apertura al diálogo de escuchar a las distintas formas de entender el país. “Si a México le va bien, a las familias mexicanas les va muy bien”, dijo.

Share on Facebook5Tweet about this on Twitter

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: