El jefe delegacional de Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, se presentó en las instalaciones de la Procuraduría General de la República para ponerse a disposición de las autoridades, por las acusaciones del uso de recursos de procedencia ilícita.

Luego de que el presidente del PRD capitalino, Raúl Flores, interpusiera una denuncia por el millón y medio de pesos que, presuntamente, fue dejado en la oficina del delegado, quien ordenó depositarlo en cuentas bancarias de la demarcación.

El jefe delegacional arribó con una maleta con pertenencias personales, en caso de que las autoridades lo retuvieran. Sin embargo, la dependencia federal se declaró incompetente, por no tener más herramientas para llevar el caso, por lo que el titular de esa demarcación se retiró del lugar.

Share this...
A %d blogueros les gusta esto: