Gustavo Sousa Escamilla, vocal ejecutivo del Fideicomiso Público de Administración del Impuesto sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal, admitió que la Secretaría de Finanzas y Planeación ha usado en algunas ocasiones el recurso del impuesto del Impuesto a la nómina para el pago de proveedores.
Sin embargo el funcionario fue enfático al negar que estén perdidos 4 mil millones de pesos de este impuesto, como lo han señalado diputados de la oposición.

Sousa Escamilla manifestó ser respetuoso de las distintas posturas en el Congreso, aunque dijo que quienes hacen esas aseveraciones no están bien informados, pues explicó que los recursos se han ejercido por parte del Fideicomiso y por la Secretaría de Finanzas, y cuando se ha hecho el pago directo a proveedores es en razones de una “urgencia”.

Al ser cuestionado sobre las obras que han sido concretadas con estos recursos, el funcionario puso como ejemplo el libramiento de Cardel.

Share this...
A %d blogueros les gusta esto: