El alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra’ad Al Hussein, se reunió con el presidente Enrique Peña Nieto y la canciller Claudia Ruiz Massieu, en la que reconoció los esfuerzos del Estado mexicano en la materia, pero señaló que estos no han tenido resultados efectivos para detener el clima de 98 por ciento de impunidad en crímenes y prevenir las constantes violaciones a derechos humanos en todo el país.
Zeid Ra’ad Al Hussein exhortó al gobierno mexicano cuatro medidas clave en las que debe trabajar urgentemente, entre ellas retirar al Ejército de las calles.

“Fortalecer de manera urgente las procuradurías en el país para asegurar que las violaciones de derechos humanos sean propiamente investigadas conduciendo a resultados en tiempo; fortalecer urgentemente la capacidad de la policía para llevar a cabo sus funciones de seguridad pública en la línea con las obligaciones de derechos humanos, incluyendo el desarrollo de un marco legal sobre el uso de la fuerza”, propuso Al Hussein.

“Adoptar un cronograma para el retiro de las fuerzas militares de las funciones de seguridad pública e implementar las recomendaciones del GIEI y considerar mecanismos similares de seguimiento para otros casos graves”, agregó.

Además el alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONUresaltó el fracaso de las policías y de los gobiernos subsecuentes para garantizar a la ciudadanía el respeto a sus derechos humanos, y exigió la protección de los defensores de esta área, así como la de las víctimas.

Al Hussein calificó su visita de “aleccionadora en cuanto a las realidades cotidianas de millones de personas” tomando como ejemplo los recientes casos de Tlatlaya y Ayotzinapa, reiterando que “la ciudadanía mexicana se siente insegura” por varios ámbitos como las cifras impactantes que hablan de 151 mil 233 personas asesinadas en México entre diciembre 2006 y agosto del presente año.

Share this...
A %d blogueros les gusta esto: