La fuerza aérea rusa destruyó un centro de mando, un arsenal y un almacén subterráneo de explosivos del grupo terrorista Estado Islámico en Siria, informó el Ministerio de Defensa de Rusia.

“En las últimas 24 horas los aviones rusos Su-34 y Su-24M realizaron 20 vuelos contra nueve objetivos terroristas del EI”, dijo Igor Konashenkov, portavoz del ejército ruso.

Los ataques aéreos rusos se centraron en las provincias de Idleb y Al Raqqa, principal bastión yihadista en el país árabe.

Los cazabombarderos Su-34 volaron por los aires un puesto de mando situado en un edificio fortificado y también un búnker que almacenaba material explosivo y municiones en la provincia de Al Raqqa.

Además, los bombarderos Su-24M destruyeron en la zona de Yisr al Shugur una base yihadista con armamento y automóviles militares utilizados por los terroristas para cometer atentados, según el general ruso.

En la misma provincia resultó totalmente destruido otro fortín del EI cerca de Maaret al Nuaman con armamento, munición y material explosivo.

Konashenkov explicó que la desviación máxima de las coordenadas designadas por parte de las bombas KAB-500 utilizadas por los aviones rusos es de cinco metros.

Rusia insistió hoy en que el único objetivo de su campaña de bombardeos aéreos en el país árabe es acabar con los yihadistas y de esa forma defender a los rusos de la amenaza terrorista.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: