El prelado Krzysztof Charamsa reveló su homosexualidad un día antes del Sínodo para la Familia. Su revelación  le valió ser expulsado de sus funciones dentro de la jerarquía de la Iglesia Católica.

Charamsa se desempeñaba como oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el llamado en el pasado Santo Oficio, también era secretario adjunto de la Comisión Teológica Internacional del Vaticano y profesor en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

“Quiero que la Iglesia y mi comunidad sepan quién soy: un sacerdote homosexual, con un compañero, feliz y orgulloso de mi propia identidad”, señaló el prelado.

“Estoy dispuesto a pagar las consecuencias, pero es el momento de que la Iglesia abra los ojos frente a los gays creyentes y entienda que la solución que propone para ellos, la abstinencia total de la vida de amor, es deshumana”, explicó el sacerdote católico.

Las reacciones no se hicieron esperar, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, anunció que monseñor Charamsa “no podrá seguir desempeñando las tareas precedentes en la Congregación para la Doctrina de la Fe ni en las universidades pontificias” y criticó el momento elegido por el prelado para declarar su homosexualidad.

“Cabe señalar que, a pesar del respeto que merecen los hechos y circunstancias personales y las reflexiones sobre ellos, la elección de declarar algo tan clamoroso en la víspera de la apertura del Sínodo resulta muy grave y no responsable, ya que apunta a someter a la asamblea sinodal a una presión mediática injustificada”, explicó el vocero del Vaticano.

Por su parte, Charamsa reconoció que eligió esa fecha para revelar sus preferencias por el Sínodo para la Familia.

“Querría decir al Sínodo que el amor homosexual es un amor familiar, que tiene necesidad de la familia. Cada persona, también los gays, las lesbianas o los transexuales, lleva en el corazón un deseo de amor y familiaridad. Cada persona tiene derecho al amor y ese amor debe protegido por la sociedad, por las leyes. Pero sobre todo debe ser cuidado por la Iglesia”, concluyó el sacerdote.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: