El Papa Francisco se pronunció en el Congreso de Estados Unidos a rechazar la “actitud hostil” hacía la inmigración y a reconocer a quienes buscan mudarse a ese país como personas que están tratando de mejorar sus vidas.

Nuestro mundo está afrontando una crisis de refugiados sin precedentes desde los tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Lo que representa grandes desafíos y decisiones difíciles de tomar. A lo que se suma, en este continente, las miles de personas que se ven obligadas a viajar hacia el norte en búsqueda de una vida mejor para sí y para sus seres queridos, en un anhelo de vida con mayores oportunidades”, señaló el Papa.

“¿Acaso no es lo que nosotros queremos para nuestros hijos? No debemos dejarnos intimidar por los números, más bien mirar a las personas, sus rostros, escuchar sus historias mientras luchamos por asegurarles nuestra mejor respuesta a su situación. Una respuesta que siempre será humana, justa y fraterna. Cuidémonos de una tentación contemporánea: descartar todo lo que moleste. Recordemos la regla de oro: «Hagan ustedes con los demás como quieran que los demás hagan con ustedes»”, agregó el pontífice haciendo referencia a una cita bíblica.

El discurso del papa hizo referencia a personajes representativos de la cultura estadounidense por su labor a favor de los Derechos Humanos, por lo que hizo el exhorto a seguir su ejemplo.

“Una Nación es considerada grande cuando defiende la libertad, como hizo Abraham Lincoln; cuando genera una cultura que permita a sus hombres «soñar» con plenitud de derechos para sus hermanos y hermanas, como intentó hacer Martin Luther King; cuando lucha por la justicia y la causa de los oprimidos, como hizo Dorothy Day en su incesante trabajo; siendo fruto de una fe que se hace diálogo y siembra paz, al estilo contemplativo de Merton”, señaló el Papa.

“Me he animado a esbozar algunas de las riquezas de su patrimonio cultural, del alma de su pueblo. Me gustaría que esta alma siga tomando forma y crezca, para que los jóvenes puedan heredar y vivir en una tierra que ha permitido a muchos soñar. Que Dios bendiga a América”, concluyó el Papa Francisco su discurso que algunos medios consideran histórico.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: