Javier Garciadiego declaró, al entregar la presidencia del Colegio de México a Silvia Giorguli Saucedo, que la educación pública en México no es mala, sino desigual.

Garciadiego destacó que todos los alumnos del Colmex tienen garantizada una formación académica de excelencia, disciplina de trabajo y redes de influencia con sus condiscípulos y profesores.

“No es así, por desgracia en otras escuelas. Dentro de una semana se cumplirá un año de la artera y brutal agresión a medio centenar de jóvenes: 43 desaparecidos, seis cuya muerte fue desde un principio aceptada, más uno que padece la pérdida de toda función cerebral desde aquella noche infame. A diferencia de nuestros alumnos estos jóvenes no tenían un horizonte promisorio. Para colmo esa noche se les cercenó el magro futuro que tenían, asesinándolos”, señaló Garciadiego.

Por su parte, Giorguli Saucedo, el nuevo presidente del Colmex destacó que problemas como la desigualdad social, la pobreza, el rezago educativo, la crisis de los sistemas políticos, la degradación ambiental, la violación sistemática de los derechos humanos, entre otros, “nos dan una pauta sobre alguno de los ejes hacia los que requerimos seguir orientando nuestro trabajo”.

El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, quien estaba presente en la ceremonia de entrega-recepción, señaló que aunque el próximo año habrá restricciones presupuestales por la caída en los precios del petróleo, el Gobierno de la República no aplicará recortes presupuestales a la educación superior, ni en ciencia, tecnología e innovación.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: