La compañía japonesa productora de automóviles Toyota emitió un comunicado luego de recibir cuestionamientos por parte del gobierno de los Estados Unidos.

Las sospechas a nivel internacional comenzaron a surgir al darse a conocer fotos y video del Estado Islámico en el que los combatientes usan automóviles de la marca Toyota.

La compañía tuvo que emitir un comunicado en el que explican que no pueden controlar la venta de vehículos a terceros y tampoco se explican como sus autos llegaron a manos de extremistas, pues mantienen la política de no vender unidades a quienes se sospecha que podrían darle un uso militar sin autorización.

“Es imposible para cualquier fabricante de automóviles controlar completamente cómo los vehículos pueden ser objeto de apropiación ilegal, robo o revendidos por terceros”, afirma el comunicado de Toyota.

Además la marca afirma que apoyarán la investigación llevada a cabo por el Departamento del Tesoro estadounidense para estudiar los canales de abastecimiento internacionales y los flujos de capitales y mercancías en Oriente Medio.

“Toyota mantiene una política estricta de no vender vehículos a potenciales compradores que puedan usarlos o modificarlos para actividades paramilitares o terroristas”, explicó Ed Lewis, vocero de Toyota quien precisó que han añadido “procedimientos para evitar que los productos sean empleados para un uso militar no autorizado”.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: